Miguel Llamas, in memoriam

He tenido la suerte de conocer tres veces a Miguel Llamas.

Primero conocí su trabajo como escultor y me llamó la atención por su personalidad, la versatilidad de estilos que era capaz de abordar y lo original de sus planteamientos, siempre con una base racional que justificaba abordar los materiales que esculpía para ofrecer una pieza sólida y evocadora.

Después le conocí como amigo de mi padre que era con esa relación quizá algo superficial y educada que guardamos con los conocidos, pespunteada de buenas maneras pero sin arañar el interior propio ni ajeno. Pero por fortuna hubo una tercera fase en nuestra relación a la que puede decirse que ambos llegamos corriendo. Bueno, esto ya supondría colocarme muy cerca de un inmerecido puesto en el que compararme con Miguel. Porque si yo corro y lo más que he conseguido es acabar un puñado de medios maratones y otras carreras menores teniendo mi Everest en el el maratón de Nueva York de 2009, lo que hacía Miguel era otra categoría puesto que además de maratones y medios maratones para aburrir él había logrado terminar carreras sobrehumanas como los 101 kms. de Ronda. Más de un centenar de kilómetros corriendo. Me duelen los gemelos sólo de imaginármelo.

Seguir leyendo Miguel Llamas, in memoriam

Anuncios

tech & lifestyle

A %d blogueros les gusta esto: